martes, 29 de enero de 2013

LOS ABURRIDÍSIMOS DOMINGOS...


   ¿ DESEANDO DE QUE LLEGUE EL LUNES?

Vivimos en una sociedad donde psicológicamente desde que nacemos nos inculcan ciertas costumbres. Una de ellas es que el domingo parece que es el día festivo por excelencia de toda la semana. Obviamente que lo es, puesto que no se trabaja. Pero a muchas se os hará eterno éste día.
El domingo puede llegar a ser un día totalmente genial, desde un día normal como otro, hasta un día horroroso. Cualquier día de la semana puede ser un día horrible en un momento dado, pero el domingo tiene ese don por excelencia que puede llegar a ser el día más odiado y temido para muchas personas.
Pueden influir diversos factores. Desde que te sientes la única persona soltera en el remoto pueblecito donde vives, hasta que por muchas piruetas que hagas, te sigues aburriendo.
Bien, cuando atraviesas la etapa de la soltería, el domingo puede llegar a ser un día larguísimo. Pues parece que los amigos, las amigas y todo ser vivo se ha escondido bajo las piedras. Y sólo haces que mirar el móvil por si te surge cualquier plan mejor que estar en casa. Es la etapa que más tiempo pasas con los padres. Ellos siempre están ahí pobrecitos, para lo bueno y para lo malo. En cuanto tenemos planes mejores ya no nos acordamos de ellos.
Para los que atraviesan la etapa de la soltería y sus mejores amigos están en pareja y reciente, puede llegar a ser horrible. Te aburres muchísimo.
Como he comentado antes, son etapas, con el tiempo te das cuenta de que vas conociendo gente nueva, te apuntas a salidas de senderismo, haces más deporte...
Pero si tus amigos están recientemente con pareja ahora no van a ver más allá de sus nuevos amores, pues están en una fase donde cualquier instante libre es para ellos dos. Y antes eras imprescindibles para ellos pero ahora pasas a un segundo plano. Muchas o muchos ésto no lo llevan demasiado bien. Incluso llegan a cogerle manía al supuesto novio o novia. Entra como una especie de sentimiento como el que sienten las suegras. Como si se lo robaras.
Todo ésto por supuesto inconscientemente, el ser humano no puede controlar todas sus emociones. Y muchas de ellas son totalmente normales y comprensibles.
Después tenemos a matrimonios o parejas que se convierten tan monótonos que el domingo se les viene cuesta arriba. Pues él decide descansar todo el día en el sofá o mirando fútbol, mientras que ella está esperando a que salgan a dar un paseo. Y mientras pasan las horas acabas viendo todas las películas americanas de sobremesa que tratan sobre secuestros, durmiendo con tu enemigo, etc...parece que vista una, vistas todas...Son horribles.
Es una lástima porque en éstos casos las parejas podrían aprovechar para dar un paseo, tomarse un café el la ciudad de al lado, ir a hacer deporte juntos, visitar a unos amigos, o familiares. Ir a cenar a algún lado. No se dónde está escrito que los domingos no se cena porque se come paella.Y por qué hay que comer paella??? Parece que se haya convertido en una especie de religión donde es necesario y preciso los domingos comer paella. Está muy buena, pero qué hay de malo si se come cualquier otra cosa???Muchos lo agradecerían. Pero cuántos por miedo a las familias no proponéis comer otra cosa???Os van a quitar de la herencia por eso? Yo creo que nos creamos demasiadas obligaciones incluso con la comida. Se puede comer con la misma familia pero en cualquier otro lado y cualquier otro plato.
Y cuando veo a las madres desesperadas los sábados a comprar para la paella? Nunca conseguiré entenderlo. Muchas de las veces los lunes deben de inventarse cualquier otro plato que lleve pollo o conejo porque finalmente les surgió otro plan el domingo y no se pudo hacer la paella. Pero realmente son tan esclavas de la paella? Creo que deberíamos plantearnos éste tema más detenidamente.
Vivimos en tierra valenciana con costumbres como cualquier otro lugar del mundo, pero una costumbre se está convirtiendo en una obsesión?
Bien, volviendo al tema de antes, es totalmente muy triste que para una pareja se haga el domingo interminable. Pero no es otra cosa que falta de comunicación. Esta falta puede llegar a convertirse en apatía, indiferencia y por desgracia desamor.
Y por eso a veces pasan a ser tan deseados los lunes, porque la rutina de cada día parece que te despeje, te distraes y justificas tu salida de casa.
Para aquellas que sienten sus domingos interminables y ellos no quieren ir con vosotras a pasear, os animo a que salgáis vosotras sin él. Ser más independiente, qué pasará el día que no esté él? coged el coche e ir a visitar a una amiga. Ir a caminar. Qué hay de malo en ir a cenar o al cine con una amiga o una hermana. Preséntate en su casa y házle una visita. Son algunos ejemplos que puedes hacer.
Hoy puede ser un buen día para cambiar algunas de tus costumbres y convertirlas en una vida más divertida.Si no es hoy, cuándo?

No hay comentarios:

Publicar un comentario