martes, 22 de enero de 2013

UN POCO DE RELAJACIÓN...



              PARA ESOS DIAS QUE NECESITAS RELAJARTE

Hoy puede que hayas pasado el día con un poco de nervios, de inquietud, de estrés, por la razón que sea. En días así a todos nos gustaría no tener ninguna obligación o compromiso que acudir cuando acaba la jornada. Sí eres afortunada y no tienes nada que hacer, visualiza en tu mente el símbolo de Premio! y permítete relajarte o por lo menos intentarlo.
Puedes concertar una cita para un masaje relajante. De esos que te ponen luz ténue, música relajante de esa que te vas a otra parte del mundo, y muy importante silencio. Sólo de ésta manera conseguirás una relajación. El ser humano acumula tanta información al cabo del día que aún estando en éstas condiciones óptimas para una relajación, estamos pensando en cosas...Cuando el objetivo es la mente en blanco. No siempre es posible conseguir una cita para un masaje relajante. Entonces lo mejor es llegar a casa, ponernos ropa cómoda de algodón, descalzarnos, ponernos música relajante por la casa, y mientras te cambias, pones las cosas en orden o preparas la cena, poco a poco te relajas. Mientras preparas la cena es muy relajante cocinar con la luz de la campana extractora. Y apagar las luces blancas o fuertes. Si no lo habéis probado, no sabéis lo que descansa la vista. De ésta forma puedes relajarte y continuar con las tareas a la vez. Sin prisa, sin correr, sin ansiedad. Se supone que ya terminó nuestra jornada. Se supone que es nuestro tiempo libre hasta mañana por la mañana, no?
Lo que tengas que hacer, házlo pero sin prisas y verás como te resulta hasta placentero cocinar tu cena con un ambiente relajante.
Si tienes tiempo todavía antes de cenar, date una ducha de agua caliente para aliviar las contracturas cervicales y relajar la musculatura de la espalda. No tengas prisa en que sea una ducha rápida. Muchas veces no nos podemos permitir ni acabar de secarnos el pelo, pero si ya has terminado tus tareas por hoy, disfruta de la ducha. Aprovecha para exfoliar la piel con un gel, para exfoliar la cara, o simplemente para que caiga el agua caliente en tus hombros y espalda para relajar la musculatura.
Seguramente al salir, te entre sed. Lo mejor es éstos casos es una infusión, aunque a mi personalmente me sienta mejor un zumo de frutas, así también recuperas un poco de sales minerales y el cuerpo te pedirá un poco de azúcar. Aunque no le des mucho dulce, sino activarás al sistema nervioso otra vez. A continuación lo ideal es preparar de cena unas verduras al vapor, o al horno, junto con un pescado a la plancha o al horno.
Y para después de cenar si no te apetece leer, disfruta de unos capítulos de tu serie favorita, a mi me desconecta mucho ver unos cuantos capítulos de Sexo en Nueva York. Pero cada una lo que le guste. El secreto es meterte en alguna historia donde te permita distraerte y que sean cosas agradables. Pasa de series de hospitales, telediarios, debates políticos, ni concursos tipo quiere ser millonario, que en lugar de concursos parecen discotecas con esas luces fluorescentes, que horror!!!
Os aconsejo algo mucho más tranquilo.
Bien, espero que vayáis intentando inculcando éstos hábitos relajantes para mejorar vuestra ansiedad una vez acabáis la jornada.
Qué tal si empezáis con un tema de Café del Mar como éste? Por ejemplo...


No hay comentarios:

Publicar un comentario