domingo, 24 de febrero de 2013

¿ LA ANSIEDAD TE IMPIDE SALIR DE CASA?

      EMPIEZA A QUITARTE LAS LIMITACIONES

Para aquellas que habéis sufrido en alguna ocasión crisis de ansiedad o procesos angustiosos, sabréis lo fastidiado y desagradable que es. Pues sólo lo saben las personas que lo pasan en primera persona y los terapeutas especializados en ello.
Es una situación compleja porque no estás enferma o enfermo pero muchas veces los síntomas en pleno pico de subida pueden llegar a ser muy alarmantes para ti misma, en cambio los de al lado ni lo notan. En unos segundos te pasará, y te quedas con una sensación rara, vuelves a estar normal pero a la vez disgustada y haciéndote una y otra vez la pregunta, por qué me pasa ésto?
Una persona especialista una vez me enseñó algo muy conciso y claro acerca de ésta respuesta. Y es que la ansiedad aparece cuando menos lo esperas.
En ocasiones puede que esté justificado por una aglomeración de personas, un ascensor, un túnel, un parking..etc. Pero otras veces, y son muy frecuentes, estás en el más agradable de los entornos y plas! empiezas a notarte inquieta, sudan las manos, te apetece salir pero no es el momento adecuado...pufff lo que son unos minutos se pueden convertir en una eternidad. Y entonces piensas; pero si estaba tomando un café o cenando muy tranquilamente con unos amigos. Si, eso es la ansiedad. Las que estén experimentando los primeros síntomas o crisis, sufren bastante porque al no conocer mucho del tema piensan que si lo que les está pasando es que están enfermas o algún ataque al corazón o ...hasta donde la mente llegue. Y no es nada de eso, solamente es una reacción del cuerpo y nuestro sistema nervioso cuando queremos tenerlo todo bajo control y a veces demasiado, y ahí nuestro cuerpo responde.
Para las que ya saben o han aprendido a través de terapias sobre la ansiedad, ya saben que tan sólo es un momento en el que no se sienten bien pero les pasa en unos minutos. Y que sólo es temporal. Y poco a poco aprenden a lidiar con ello durante su día a día.
Hay épocas en las que no te deja ni comprar tranquila en el supermercado y hay épocas en las que no te visita y ni la recuerdas. Los cambios de estación suelen afectar también, no es necesario que estés atravesando por nada difícil ni ningún problema. O simplemente hay que son más propensas a ello. Con mucho trabajo de autocontrol y relajación se puede reducir incluso eliminar, pero no os dais una idea del trabajo duro que lleva detrás.
Cuando estás atravesando la época más difícil te empiezas a encontrar con  muchos obstáculos que te los pones tú misma. Dejas de conducir porque has sufrido alguna crisis en plena carretera, dejas de subir en ascensor, dejas de dar largos paseos... etc.
Es muy desagradable porque poco a poco te vas poniendo más limitaciones y te encierras en una especie de caja donde tu te sientes segura.
Bien, hay terapeutas que son fantásticos para éstos casos y lo más recomendable, ellos conocen a la perfección este tipo de casos y son quienes nos van a guiar y recomendar lo que más nos conviene.
La verdad que lo de la relajación, el autocontrol, y que es temporal, está muy bien pero sin un buen trabajo de un terapeuta detrás, es complicado, o por lo menos menos costoso. Aquí si que recomiendo que no escatiméis en el tema económico, pues no hay mejor inversión que el pagar para que tu día a día sea bueno y agradable. De qué te sirve el dinero guardado si apenas puedes soportar estar encerrada en unos grandes almacenes?
En cuanto a las limitaciones, lo que quiero transmitir desde aquí es que no os frustréis, y sé que es difícil. Pero si por el motivo que sea ahora mismo no te sientes capaz de coger el coche, subir a un ascensor, tomar un tren sola... No pasa absolutamente nada.
Con el tiempo y paciencia verás como lo volverás a hacer sin ningún problema. No tengas prisa en ello, pues cada persona y cada cuerpo lleva y trabaja a un ritmo diferente.
Si un día te sientes con ánimo y con ganas de probar, bravo! anímate a probar aunque sea un tramo corto. Empieza por ahí, y poco a poco irás ampliando el tramo hasta que sin darte cuenta conducirás más de lo que había pensado. Y si de repente ves que un día no puedes hacerlo, pues no pasa absolutamente nada! Mañana será otro día y quién sabe, puede ser totalmente distinto.
Por eso, que no quiero que os desaniméis, al principio cuesta pero todo pasa con el tiempo y verás como poco a poco sin darte cuenta vas retomando tu vida normal.
En cuanto al ascensor, lo mismo. Yo estuve un buen tiempo en el que no podía subir a ellos y no era capaz de subir un 3º piso. Lo que hacía era subir en él hasta el 1º y los demás por la escalera. Y el día que me veía preparada subía otro más. Y así hasta que me sentía preparada. Habían vecinos que me miraban y ya se dieron cuenta de lo que hacía y posiblemente pensarían que estaba chiflada, pero sinceramente me importa bien poco. Mi vida es mía, y cada uno que se ocupe de la suya que ya tiene suficiente.
Si tienes ganas y te sientes preparada para vivir tu vida como tu quieres, poquito a poquito, pasito a pasito irás avanzando. No permitas que nadie te meta presión ni prisas. Tu eres la que marca el ritmo de tu vida nadie más. Cuando digo nadie, es nadie.
Recuerda ésto; tú eres la protagonista de tu película y la que la dirige.

No hay comentarios:

Publicar un comentario