jueves, 21 de febrero de 2013

¿ QUIERES PERDER EL MIEDO A VIVIR SOLA?


                          PERDER EL MIEDO A INDEPENDIZARSE

Tomar la decisión de independizarte y marcharte a vivir sola no es fácil. Como todo en la vida hay  caracteres. Pero no es excusa que seas una persona muy familiar y que te gusta hablar con alguien cuando llegas del trabajo. Éste es el argumento fácil que nos encontramos cuando alguien intenta justificarse de por qué no se ha independizado todavía de los padres. Puede que las condiciones económicas no lo permitan, en ese caso, no vamos a juzgar porque todo es respetable y todo tiene sus motivos. Pero el motivo del post de hoy es para animaros a que empecéis a experimentar vuestra vida en solitario, vuestra soltería, vuestra casa, crearte tu propio hogar. Y sobre todo, perder el miedo a vivir sola.
Sé que muchas de vosotras os aterra el hecho de vivir solas, o simplemente pasar la noche sola en una casa o apartamento. No es nada extraño ni eres un ser extraterrestre por ello. Hemos pasado todas por ahí. Pero una de las experiencias más gratificantes que he vivido en primera persona es el perder el miedo a vivir sola. Salir de la casa de los padres no es fácil. Ellos muchas veces piensan que si es porque no te dan lo suficiente, o no te sientes cómoda con ellos. No es así, el problema es que nos volvemos muy dependientes los unos con los otros, y algún día se tiene que cortar el cordón con los padres. Ellos tienden a sobreprotegernos y es lo más hermoso que hay, pero también lo más perjudicial porque llegas a una edad en la que todavía no eres capaz de hacer ciertas cosas sin ellos. Y aunque pienses que eres muy mayor y que tú sola puedes, en cuanto sentimos un poco de apuro con algo, siempre marcamos su número de teléfono o vamos a llorar allí. A parte de ésto, el tomar la decisión de empezar tu vida independiente también tiene sus cosas buenas a pesar de lo que te diga la gente. Te vas a encontrar con comentarios de todo tipo. La mayoría de ellos van a ser de que no es una buena idea, que esperes a encontrar un novio, espera a que tengas más vecinos, espera un año más, qué vas a hacer sola…etc. Alguna de ellas te contará su experiencia y algunas son desastrosas, puedes escucharlas pero no dejes que te condicionen. Si vienen de un divorcio traumático lo primero que te dicen es; nunca lo hagas en invierno que es muy triste. Eso es una estupidez, cualquier época del año es buena. Obviamente, todos sabemos que cuantas más horas de sol haya al día mejor. Pero nunca creí en eso de que la persona es más alegre en verano y triste en invierno. Por qué está la sociedad empeñada en que los inviernos deben de ser tristes? Yo en invierno no soy ni más triste ni más contenta que en verano. Porque pienso que igual pasan cosas agradables y desagradables en cualquier estación del año. Así que si te sientes preparada y con ganas en pleno invierno de mudarte a tu nuevo apartamento, adelante!.
Yo también pensaba que no sabría vivir sola, pero con el tiempo y con la edad, si tienes la oportunidad de empezar tu vida en tu apartamento, por qué no probar? Siempre estás a tiempo de volver dónde estabas.
Si vienes de una ruptura o las relaciones de pareja son un desastre, es el mejor momento para aprender a estar sola. Y crearte tu propio hogar a tu gusto, sin nadie que te ponga impedimentos, sin pedirle permiso a nadie, y a tu ritmo, créeme que es muy satisfactorio. Los primeros días resultarán extraños. Oirás ruidos donde no los hay, pero el secreto para que funcione desde el primer día, es no tener miedo. El miedo no sirve de nada.
Con el paso de las semanas verás que tienes tu propia rutina, de ir al supermercado, al trabajo, al gimnasio, te preparas tu cena, miras tu serie favorita, o en la computadora. Y con el correr de los días, tu vida la marcas tú y ya no la cambias por nada.
¿Sabes qué es lo más gratificante de todo esto? Que te vas dando cuenta de que no eres tan dependiente de los demás. Que entras y sales cuando quieres, que eres suficiente para hacerte la compra, para lavar la ropa, siempre en el momento que te sea oportuno a ti, y  no venga marcado por nadie.
Como siempre decimos, tiene sus ventajas y sus inconvenientes. En el momento que te independizas te das cuenta de que tienes más gastos, es decir, comida, agua, luz, y demás…
Pero por el contrario ves los privilegios que tienes cuando compruebas que ya no tienes tantas discusiones con tus padres, que ahora cuando os visitáis es cuando tenéis ganas de veros. Cuando ves a tu amiga de al lado peleando con su marido continuamente y tu por dentro piensas; pufff con lo tranquila que estoy cuando llego a casa… Tú decides quién entra en ella y quién no.
Parece que estemos enfocándolo a la mujer soltera, pero eso no quiere decir que debas cerrar las puertas al amor. Por supuesto, debes estar receptiva si algún día te cruzas con la persona ideal para ti. Y si todo marcha bien, y te sientes bien y feliz con esa persona, por qué no compartir el hogar? Si realmente esa persona te hace feliz, no te molestará en absoluto que viva en tu apartamento. Pues cuando dos personas están bien juntas, esa diferencia apenas se aprecia. Obviamente cambias una serie de cosas y rutinas.
Pero por favor, si se os pasa por la mente la opción de independizaros e ir a vivir solas, no dejéis que nadie os lo impida. No hagáis caso de los comentarios que os hagan, aunque para ellos sean los más sabios consejos que hayan dado en su vida. Pero tu vida es tuya y debes encaminarla como te apetezca.
Qué hay más hermoso que empezar tu vida contigo misma, y aprender a estar sola? Y disfrutar de tu tiempo para ti.
Cuando empieces a apreciarlo y valorarlo, luego lo echarás de menos.
Es muy agradable tras una dura jornada laboral llegar a tu casa, descalzarte, ponerte tu ropa más cómoda o vieja para estar en casa, darte una ducha, poner una música relajante, sentarte a descansar un ratito, prepararte tus verduras al vapor o un buen paquete de chips y disfrutar de tu propio descanso.
Muchas de las veces no somos conscientes pero cuando acabamos de trabajar, no nos apetece que nos hablen por lo menos durante un buen rato, ya que venimos saturadas de tratar con mil personas al día. Cuando vives sola, es perfecto disfrutar de ese pequeño privilegio.
Anímate a probar la experiencia de vivir sola y olvídate de los miedos. Si no es hoy, cuándo?

No hay comentarios:

Publicar un comentario