miércoles, 20 de marzo de 2013

         EL DON DE TENER LAS COSAS CLARAS 2ª Parte

Continuemos con el Don de tener las cosas claras. Como habíamos comentado en el artículo anterior, una persona gana muchísimo si tiene las cosas claras frente a otra que no. Y finalizamos el artículo hablando del tema de las relaciones.
El tener las cosas claras en la vida es muy ambiguo y un tema muy diverso donde podemos enfocarnos en miles de situaciones y aspectos de la vida. Por supuesto, todos son importantes. Tener claro en qué trabajo nos queremos enfocar, qué país queremos vivir, hacia donde queremos encaminar nuestra carrera profesional. Obviamente, sin contar con la crisis por la que estamos atravesando en éste momento.
Pero sobretodo, voy a enfocarme en el tema de las relaciones de pareja. Aunque no sea lo más primordial de la vida, sí que nos condiciona de alguna manera a vivir nuestro día a día con más paz interior.
Bien, las relaciones pueden ser de infinitas maneras y costumbres. Hay parejas heterosexuales, hay parejas homosexuales, hay parejas más liberales, hay parejas más conservadoras, hay relaciones abiertas, hay relaciones posesivas, hay relaciones con celos,..etc. La lista es infinita. Pero si algo es importante que todas tengan, es que ambas partes tengan las cosas claras. En las relaciones se sufre mucho. Se suele castigar a la cabeza bastante al darle tantas vueltas a las cosas, dudas, incertidumbres, desconfianzas...El amor es de lo más maravilloso que tenemos en la vida, pero ojo, es un arma de doble filo. Hay que saber utilizarla. Puede hacernos las personas más felices de la tierra pero a la vez las personas más tristes y deprimidas.Y todo por la misma persona.
Por eso, hay que trabajar en ello para estar preparados a saber llevar una relación. Hay que entregarse y dar lo mejor de uno mismo cuando compartes tu vida con alguien pero manteniendo un margen en el que te protejas ante posibles daños colaterales.
Si estás en el proceso de buscar al hombre adecuado para ti. Te puedo dar un pequeño consejo si lo aceptas. Las mujeres cuando nos gusta un hombre, no queremos el más rico, ni el más guapo, ni el más cachas, ni el más alto, ni el más bajo, simplemente queremos ESE! Muchas veces ese en el que nos encaprichamos es la persona equivocada, y parece que todo ser viviente que nos rodea se da cuenta menos nosotras. Hasta que lo ves. Bien, mi consejo con el paso del tiempo es que no intentes buscar al hombre perfecto, ni tampoco a ese! que nos tuvo mil meses dándole vueltas a la cabeza para nada. Mi consejo es que el hombre adecuado para ti es el que tiene las cosas claras!
Cuando un hombre te quiere y le gustas de verdad, lo notas enseguida, lo ves a kilómetros. No importa si le rechazas una o dos citas, si le gustas, insistirá. Sabes eso de que cuando alguien quiere algo hace lo posible por conseguirlo? Pues ahí tienes la prueba.
Si tienes delante la oportunidad de conocer a una persona que tiene las cosas claras en la vida, eso dice mucho de un hombre. Y poco te equivocas si predices que lo tiene todo claro en su vida, por que así es. Éste tipo de hombres muestran su nivel de madurez con tan sólo tener las cosas claras. Que funcione la relación o no, es otra cosa. Pero que seguramente estés antes uno de los que están en peligro de extinción, te lo aseguro. Así que piénsalo bien antes de darle calabazas. Déjate de torturarte con los niños de treinta y pico que no saben lo que quieren. Ellos si saben que no quieren ataduras, pero te hacen ver que les gustas pero lo vuestro no puede ser. A eso se le llama un hombre que no ha alcanzado la madurez. Así que ya serás madre cuando te toque y ahora disfruta de tu juventud, dale la oportunidad a quién se lo merezca y a los nenes grandes que los acaben de criar bien a quien le corresponda esa responsabilidad.
Y recuerda ésto; un hombre con las cosas claras, gana mucho como persona. Y gana aquello que otro dejó escapar...

No hay comentarios:

Publicar un comentario