martes, 24 de marzo de 2015




                                        CAMBIO DE ESTACIÓN

Lo habitual sería decir bienvenida primavera. Pero es que la transición del invierno a la primavera es todo un proceso y un mundo.
Cuando estamos en invierno y de repente vemos que el día está alargando, vemos como un rayito de ilusión. Y es que todo el mundo independientemente de que te guste más el verano o el invierno, siempre tiene alegría de que venga la primavera. El ambiente huele diferente, sales a la calle y huele a primavera, notas algo en el aire de que un cambio viene.
Bien, pues como todos los cambios en la vida y en el ser humano, necesitan de una adaptación, y por simple que parezca cambiar de estación, no es tan fácil. Hay personas a las que resulta un tanto complicado física y emocionalmente el cambio.
Puede que te sientas fatigada, agotada, apática o simplemente tu nivel de ansiedad se ha multiplicado en estas semanas. Sí, es común en los cambios de estaciones sobretodo en el primaveral sentir que estás más ansiosa, más nerviosa, más acelerada. Y sobretodo, te harás una y mil veces la pregunta de qué me pasa? si en realidad no tienes ningún problema ahora. No pasa absolutamente nada. Simplemente tu cuerpo se está adaptando a una condiciones climatológicas diferentes, a nivel emocional estás diferente, etc..
Las personas que sufran de ansiedad o han sufrido en algún momento de sus vidas notarán que llega una de esas épocas raras donde hay que lidiar con éstas incomodidades otra vez. Cuando subes al ascensor, cuando conduces, cuando vas a una gran superficie, cuando estás en un espacio cerrado, cuando estás con un grupo de gente demasiadas horas en un mismo lugar, cuando estás muchas horas en casa sin salir...Todo esto genera episodios de ansiedad los cuales son realmente incómodos. A día de hoy sigo pensando que sólo puede entenderlo la persona que ha pasado por alguno.
Bien, dentro del abanico de las personas con ansiedad, las hay quien con el paso del tiempo han aprendido a lidiar o convivir con ello. Eso no quiere decir que te tienes que resignar a vivir así, sino más bien aceptar y aprender que tu cuerpo reacciona de una cierta manera donde utilizando las herramientas adecuadas, se pasa sin ningún problema. Cuando de alguna manera lidias con la ansiedad, ves que tendrás muchos muchos días buenos y posiblemente algunos minutos sueltos en días esporádicos que son incómodos.
Pueden resultar tormentosos pero como he mencionado antes, con el paso del tiempo te das cuenta que son unos minutos y se pasa. Y no te va a pasar nada malo, simplemente estás más nerviosa, más inquieta, y tu cuerpo se manifiesta así.
Continuando con el cambio de estación, vemos que los escaparates cambian de color a pesar del frío que hace todavía, la gente se anima a hacer deporte, salir más a cenar o comer, a caminar, a la playa...
Para aquellas personas que se sienten solas o no tienen pareja, es un muy buen momento para aprovechar y salir. Es un muy buen momento para apuntarte a la cena del gimnasio, ir a tomar unas cañas con los compañeros del trabajo, hacer alguna salida de senderismo. Os sorprenderá la cantidad de personas maravillosas y con un corazón enorme que hay sin conocer. En esos meses de soledad se sufre mucho pero son unos meses llenos de crecimiento personal y muy enriquecedores porque conocerás amigos y amigas maravillosos que se quedarán por siempre en tu vida.
Así que aprovecha para salir en la primavera y dejarte ver!
Disfrútala!

No hay comentarios:

Publicar un comentario