jueves, 26 de marzo de 2015




                               DIARIO DE UNA EMBARAZADA: 3

Cuando finalmente te encuentras en estado de buena esperanza, todo son nuevas ilusiones, proyectos, alegría por parte de todos los familiares y amigos. Es una nueva etapa para todos y cada uno de vosotros.
Pero desde aquí y a través de estas líneas vamos a intentar concienciar a todas esas futuras mamás de que se deben de preparar para todo lo bueno que viene pero también para algunos momentos que no son tan agradables. Y es que con la llegada de tu bebé, viene la alegría más grande de tu vida y las decepciones más grandes de tu vida. Estas decepciones se pueden puntualizar exactamente pero si que debes estar preparada para que las mentes más privilegiadas e ignorantes del mundo, se permitan juzgarte como madre y / o intentar no ayudarte en estos momentos tan bonitos y difíciles.
Obviamente lo de privilegiadas se ha escrito con tono irónico.
No permitas nunca que nadie nadie te juzgue como madre, cuestione tus conocimientos y valores como mujer. Por favor, hazlo por tu bebé si no lo quieres hacerlo por ti. Pero valórate. Si no lo haces tú, no lo va a hacer nadie. Olvídate de las falsedades que te cuenten por la calle o te digan. Sabes mejor que nadie que las mujeres son las primeras machistas y las más envidiosas.
Vas a hacer una de las cosas más bonitas e importantes de este mundo que es traer a una personita al mundo. Y ello conlleva un esfuerzo y un sacrificio físico y mental muy grande. El momento del parto no tiene precio ni se puede explicar con palabras.
Sólo se que es el primer gran empujón que haces desde el primer día de vida de tu bebé. Y a partir de ahí vives por y para tu pequeño o pequeña.
Es una lástima que en la sociedad en la que vivimos tengamos que elegir entre trabajar o ser madres. Suena y se lee fuerte pero es así. Pero no culpo a esas personas que cuestionan tan notablemente la maternidad. Sino más bien cuestiono mi persona por continuar viviendo en un país que sigue éstos principios. Que obviamente son muy contrarios y opuestos a los míos.
Si de algo me siento orgullosa es de seguir mis principios y valores y ser fiel a ellos. Y nunca arrepentirme de mis decisiones por seguir mis principios. Algunas veces habrán estado acertadas, otras no, pero si lo poco que nos queda que es la dignidad, la perdemos, lo perdemos todo. Y hoy por hoy no estoy dispuesta a ello.
Antes mencionaba que te llevarás muchas decepciones al igual que alegrías. Bien, no pretendo que eso te haga dar vueltas a la cabeza pero si ir concienciándote de que muchas de las personas que tienes idealizadas en estos momentos, resultarán no ser tan ideales.
La maternidad es muy bonita, hermosa y preciosa. Pero a la vez también es muy dura y solitaria.
Cuando estás embarazada están todos muy contentos, pero llega el momento en el que te encuentras en casa con tu bebé recién nacido y por allí no va ni el tato.
Vamos a ver si me explico, al principio todos tienen mucha ilusión pero con el tiempo aprendes que todos tienen una vida y rutina que no van a romper por nosotras o por nuestro bebé. Habrán días en los que no has dormido nada, no has podido ducharte, poner una simple lavadora...Pues lamentablemente te encontrarás con días así.
Y te preguntarás una y mil veces por qué te pasa eso si tenías tanta gente emocionada. Bien, te lo voy a resumir. La gente no quiere problemas!! Ni obligaciones. La gente es cómoda y por naturaleza el ser humano es egoísta.
No te preocupes en absoluto, esta sensación es dura al principio pero es alucinante como te apañas con tu bebé sin necesidad de nadie. Y eso te hace más fuerte como mujer si cabe.
Sobra hablar de todas aquellas personas cercanas o familiares que pasados muchos muchos meses todavía no se han dignado ni a una visita ni llamada de teléfono para felicitarte por el nacimiento de tu bebé. No quiero malgastar muchas letras en este tipo de personas porque no lo merecen. Pero sabes que tiene de bueno ? que vas haciendo una desintoxicación de personas. Las vas borrando de tu vida una a una. Sin dejar la más mínima huella cerca de ti. Porque a día de hoy pensarás que no ha nacido la persona que desprecie a tu bebé, y por tanto personas que no aportan nada en absoluto en tu vida, fuera.
Esa es una de mis tareas ahora, me encuentro en un proceso de desintoxicación absolutamente y purificante. Las voy apartando una a una fuera de mi vida. Si no han aparecido cuando debían aparecer, para qué van a continuar permaneciendo en mi vida? Es uno de mis principios y eso es así y lo seguiré hasta el final.

Os dejo con un tema de la cantautora Conchita donde explica muy bien como toma las riendas de su vida!



No hay comentarios:

Publicar un comentario