martes, 26 de enero de 2016

EMPEZANDO 2016

Acabamos de empezar un nuevo año aunque ya está casi terminando Enero. Pero este año 2016 será año de cambios y nuevas experiencias para todos. Siempre hay un poco de todo, buenas, muy buenas, normales y vamos a nombrar las malas. Las malas son muy desagradables y en algunos casos dolorosas. Pero como siempre digo en otros posts, todo pasa. Con el tiempo claro está.
Pero en cualquier de los casos, es un año nuevo para todos y como tal lo hemos de tomar con ganas e ilusión porque no siempre todo son cosas negativas.
En las redes, los informativos, revistas, blogs, etc.. se hablan de los famosos propósitos. Y para muchos puede ser más de lo mismo y no les dan importancia al hecho de fijarse nuevos propósitos, pero la verdad que es muy interesante y productivo.
Cuando elaboras una lista o proyectas en mente una serie de cosas que te gustaría conseguir piensa que son cosas que tú mismo piensas que te irían bien. Pues imagina si con un poquito de fuerza de voluntad consiguieses cumplirlas. Sería estupendo.
Sé que queda demasiado tópico y común lo de comer más sano y cuidarse el físico pero es cierto que cuando lo haces la sensación de bienestar y satisfacción es muy buena. Y cuando un día en fin de semana te das el gusto de ir a tomar un vinito o a cenar sin censuras ni culpas, lo disfrutas el doble. Lo mejor de todo, que no te engorda prácticamente nada. Obvio, a la semana siguiente debes continuar con la rutina de cuidados a la hora de ingerir grasas. Ya no hablo de dieta estricta.
Yo después de tener a la niña he estado como un año a dieta pero al final si no la cumples exactamente e incluso comiendo menos cantidades de las que te dicen, no lo consigues. Al final entré en un nivel de agobio mental de tal forma que decidí dejar la dieta por un tiempo y retomarla cuando me sintiese más motivada. Siempre me ha encantado cuidar mi físico y quitar todo aquello que excede y no corresponde a mi talla según mi estatura. Pero tras la maternidad todo es más complicado. Yo pensaba que no, que sería igual de fácil que era antes de ser madre pero no. Subí una cantidad importante de kilos durante el embarazo ( no creo necesario decir la cantidad, pero muchos) ya no porque comiese mucho, sino porque mi cuerpo tiende a retener bastante líquido y al dar a luz en verano pues eso fue de locos. Ha sido difícil volver del modo camioneta al que estaba cuando llevaba a la pequeña gran Sofía dentro pero poco a poco las cosas van volviendo a su lugar.
Soy consciente de que si hubiese puesto un poco más de fuerza de voluntad hubiese ido más rápido. Pero bueno, las cosas vienen como vienen y van a al ritmo que van. Uno no siempre puede dominar y entrenar a la mente en modo militar. También hay tratamientos estupendos en las clínicas de estética los cuales recomiendo y ayudan muchísimo pero no siempre se puede recurrir a ello.
Antes recuerdo cuando me había excedido en un par de kilos tras algún viaje y siempre me decía: ok a partir de hoy me cuido y no como grasas. Y la verdad que no me costaba ningún sacrificio. Pero con el tiempo todos cambiamos y nos hacemos más perezosos. Nuestras rutinas cambian, nuestros hábitos, nuestras amistades, nuestro estado civil. Y es como todo, cuanto más tiempo pasa sin hacer algo que es saludable, más te cuesta volver y viceversa.
Bien, muchos toman el principio de año en Septiembre con el comienzo del nuevo curso y otros en Enero. Digamos que Enero es como una segunda oportunidad para decirte que todavía estás a tiempo para hacer cosas. O para motivarte en aquello en lo que no te ves motivado o motivada. Ese empujón que te falta para tomar ciertas iniciativas. Tomar la iniciativa es uno de esos temas que también trabajamos en el blog y que tan importante es a veces.
Es un buen momento para limpiar la mente de pensamientos negativos, para empezar a proponerte a olvidar a esa persona que tanto te cuesta o para simplemente decirte, oye mira voy a vivir la vida de otra manera. Voy a vivir la vida de un modo mucho más tranquilo, sin estrés y sin darle tanta importancia a las cosa.
Este último propósito que os he marcado yo creo que es uno de los más importantes y que os puede ayudar muchísimo. Estamos llevando unas vidas en las que nos preocupamos en exceso de muchas cosas, y les damos una y mil vueltas a las cosas, pero una y mil vueltas lo digo de verdad. El ser humano tenemos una tremenda facilidad para complicarnos la vida que es alucinante.
Así que ya nos la hemos complicado al máximo donde ya no podemos darle más vuelta, entonces decidimos relajarnos porque ya no te queda más remedio que eso, ó explotar. Así que intentar trabajar ese punto de no darle tantas vueltas a las cosas, ni esa importancia a todo que no la tiene, o sacar tanta punta al lápiz, pues te va a sentar fenomenal.
Es un buen momento para afrontar y superar alguna fobia. Pero estos temas de las fobias siempre recomiendo que te sientas preparado y con ganas. Para nada voy a dar lecciones de psicología pero afrontar una fobia cuando no te sientes preparado y te angustia solo pensarlo, pues quizá no es el momento.
Un propósito que recomiendo a todo el mundo sería el de ser mejor persona. Proponte ser mejor todavía, siempre podemos ser un poquito mejores. Podemos ser mejor con los demás y con nosotros mismos. Ser más generosos, menos envidiosos, más tolerantes. Más tolerantes y más comprensivos con las mujeres por ejemplo. Yo tras ser madre y experimentar en primera persona el sacrifico y los riesgos que conlleva un parto y la crianza, valoro a la mujer de una manera extraordinaria. Nunca entró en mi cabeza que no se valoraran a las mujeres lo que se merecen pero después de ser madre y ver los tragos duros que se pasan para dar a luz, en mi cabeza no se concibe que no se valore a la mujer. Todos estamos aquí porque alguien nos ha traído al mundo, y por ahora sólo existe un método. Plantearlo y pensarlo seriamente lo que sufrieron las madres de cada uno de nosotros para darnos la vida que tenemos.
Todo ese conjunto de generosidad, tolerancia y conciencia te lleva al propósito de ser mejor persona. Y creerme que os irá mucho mejor. Porque quién no hace eso, no es posible que se sienta bien ni satisfecho con su vida. Ser un poco mejor persona a todos nos llevará a algo mejor siempre.

Bien, uno de mis propósitos ( tengo muchos) es retomar el blog con muchos contenidos que tengo preparados y con son muy interesantes y siempre están escritos para compartir experiencias y ayudar a aquellas personas que se sientan con alguno de los puntos que se tratan.

Como es costumbre os dejo con un poco de música para que la disfrutéis.

Este tema de Pablo Alborán si os ponéis unos cascos podréis apreciar de una manera brutal la canción y los cambios de nota.
Los que me conocen saben que uno de mis vicios es analizar videoclips en YouTube desde hace años.

Os dejo con otro tema de Julio Iglesias que es increíblemente cierto todo lo que se dice en la letra.
Desde bien pequeña mi padre siempre llevaba este cd en el coche ( todavía lo lleva) lo cual ha sido durante unos cuantos años. Y en esos largos viajes y trayectos familiares yo siempre analizaba y escuchaba las letras de las canciones y ésta siempre me llamó la atención. Sobretodo cuando te vas haciendo mayor y piensas que así es. Amigo, vuela y siempre atento que la gente tira a matar cuando vuelas alto para pisarte. Así que estate atento y que no te pase. Ahora no me pasaría, estoy totalmente convencida de ello. Así que haced siempre caso a los sabios consejos de vuestros padres. Ellos ya han vivido mucho y nos avisan por algo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario