miércoles, 30 de marzo de 2016

DAR UNA OPORTUNIDAD

QUIZÁS SEA  EL MOMENTO DE LA OPORTUNIDAD

Todos en algún momento de nuestras vidas nos encontramos en ese punto en el que necesitamos una nueva oportunidad. Cuando hablamos de oportunidad nos podemos referir a muchos tipos de oportunidades. La vida es tan amplia y tan llena de momentos especiales los cuales a veces precisan de alguna. La lástima es cuando esa oportunidad tarda en llegar o parece que nunca llegue ,y eso se hace eterno.
Si te encuentras en un proceso de superar una ruptura o saliendo de ella, te sentirás en uno de esos puntos de inflexión donde ya empiezas a sentirte mejor contigo misma o con tu nueva vida pero todavía no llegas a sentirte completa o satisfecha del todo. No necesariamente debe ser otra persona la que nos haga sentir completos pero hay quien el tener una pareja o compañero de viaje hace que su vida sea más satisfecha. Bien, tras ese proceso que has atravesado doloroso y donde tantas veces te has hecho una y mil veces la pregunta de qué hiciste mal, llega una etapa en la que quizás va siendo hora de conocer a más gente. Y es que no decidimos nosotros a qué personas conocemos y que relaciones tenemos, depende mucho de tu actitud y la barrera que te pongas de escudo para protegerte. Seguirás sintiéndote segura tras ella mientras haces tu día a día o cuando sales con amigos a cenar y de copas, pero aunque no te veas desde fuera, se percibe como si llevases un cojín o escudo de latón enorme donde se te ve detrás y no dejas que pase ni siquiera un saludo. Puede parecer exagerado pero es así como se percibe desde el exterior y eso se transmite. Con esto queremos decir que si alguien quiere o pretende conocerte un poco más lo que hay detrás de esa personalidad cerrada, va a percibir que no estás dando la oportunidad de que se te conozca bien y esas cualidades tan buenas que escondes. Puede que esa persona sólo quiera tomar un café contigo nada más y charlar para conocerte pero si ya te adelantas en tus pensamientos negativos y te pones el escudo de gladiador, esa persona dará media vuelta y se marchará por donde vino. A ti seguramente te dará igual y en esa situación de bloqueo te pasarás una y mil veces más. Pero seguramente te estás perdiendo conocer a personas estupendas y maravillosas que están pasando por tu lado y las estás dejando ir. Aunque no quieras ninguna relación seria ahora puede que te lleves un amigo para siempre. Un café no supone nada, ni una cena ni dos. Simplemente se trata de más que darle la oportunidad a esa persona, dártela a ti misma. Tú necesitas más que nadie ahora volver a ilusionarte, sentir sensaciones nuevas, mariposas en el estómago, ganas de hacer cosas, ilusión y nuevas experiencias. Eso no quiere decir que vaya a ser la persona que te vaya a llevar al altar ó si, estamos hablando de darnos una oportunidad de conocer a personas, vayamos despacio.
Si te muestras receptiva eso se refleja en tu rostro y tu personalidad y eso lo notan el resto de personas, ellos perciben que eres una persona con ganas de vivir y con ganas de conocer nuevas personas sin ningún tipo de perjuicio.
Todos alguna vez hemos salido muy dolorosos de una ruptura y si algo hemos aprendido de ellas es a saber lo que queremos y lo más importante, lo que no queremos.
Pero el ser humano tiende a ser muy duro con él  mismo y muy exigente a la hora de vivir su propia vida, esa vida única e irrepetible que nos dieron al nacer y que no volveremos a tener otra. Pues nos permitimos el lujo de complicarla tanto que es realmente difícil incluso haciéndolo a propósito. Y es que tendemos a juzgar a las personas antes de conocerlas, su condición, su poder adquisitivo, su físico, sus amistades, su familia, su coche, su trabajo...etc
Se trata de la persona que te acompañe en este viaje de la vida y que reméis hacia el mismo sentido en la relación. Te hace sentirte feliz? te hace reír? te sientes a gusto? Pues entonces cuál es el problema? No te hagas tantos exámenes ni a ti ni a la persona que quieras conocer, al final somos todos personas de un color o de otro con un carácter o de otro pero somos todos iguales. Da igual si tienes más dinero que yo, o yo tengo más que tú. Los dos hemos nacido de la misma forma y acabaremos del mismo modo. Así que no le demos tantas vueltas a las cosas y déjate llevar sin más.
Así que permítete darte esa oportunidad para conocer a alguien porque ahí fuera hay un mundo maravilloso por descubrir y disfrutar, que las penas ya vienen solas.
Esta teoría también se pueden aplicar a distintos ámbitos como por ejemplo al trabajo. Siempre consideré las relaciones laborales como las relaciones de pareja. Son idénticas.
Hay amor entre ellas, hay odio, hay despecho, hay celos de si te vas con otra y me dejas... Se intenta volver una y otra vez pero las relaciones a veces no funcionan por falta de compatibilidad. Y cuando algo no funciona, no funciona.
El empresario en estos momentos si lo analizamos se encuentra en una situación como las de las personas que están saliendo de una ruptura dolorosa. Y tras la multitud de despidos con la crisis le ha quedado una especie de resaca en la que se ha escudado tras una barrera o unas empresas de trabajo temporal y deciden esconderse tras esos escudos. No quieren relaciones serias ni largas.  No dan la oportunidad de conocer a personas nuevas, personas que pueden aportarles mucho en el largo trayecto que tienen por delante. Y lo curioso es que esos posibles candidatos pueden ser personas que si les dan la oportunidad de concerlas y demostrar lo que valen, les pueden aportar mucho a su compañía y quizás se sorprendan. Pero ahora hay unos procesos no malos pero sí poco afectivos y poco cercanos al trabajador. Si quieres acercarte a una empresa te encuentras con mil y un escudos de latón, pero de los duros. Primero te hacen estar dos horas incribiéndote en unas webs de consultorías o portales de trabajo, luego si te interesa alguna oferta de trabajo cuando lees los requisitos es como si fueses a ir a la NASA con un sueldo de 900 € brutos por tirar por lo alto, al inscribirte te hacen un cuestionario como retándote donde ni siquiera te conocen. Aunque pongas que eres el mejor en todo, sin más te descartan. Y entonces? Algo estamos haciendo mal. En ningún momento te han dado la oportunidad de conocerte aunque después contraten a otra persona. Pero lo mejor de todo es que la empresa tampoco se está dando la oportunidad de conocer a las personas que realmente están interesadas en su empresa. Quién sabe? alomejor ese candidato puede ser una de las personas estrella que le va a hacer que su negocio funcione mejor.
Es muy complicado el mundo laboral. Se puede pensar que la cosa está remontando con muchas ofertas publicadas pero se percibe demasiada desconfianza en las mismas. Y eso para el candidato también dice mucho porque el empresario se viene arriba y se permite mirarte por encima del hombro pensando que él paga, pero si pones tantas trabas para dejarte conocer quizá para un buen candidato formado y preparado ya no le interesas, es decir, si un candidato es bueno con el tiempo conseguirá estar en una compañía realmente competente. Pero si te escudas en tantos filtros y tantas cribas a ciegas donde realmente no te das ni una oportunidad de una entrevista, algo se está haciendo mal no? Quién decide que esa persona no es válida? un ordenador? una no carta de presentación? una carta ahora resume la vida y conocimientos de una persona? se leen todas esas 235 cartas que se presentan en una oferta cuando hay esa cantidad de inscritos? Será que es falta de tiempo para leerlas todas? falta de interés? Si al final se va a contratar a un compromiso o a alguien conocido, sería una buena opción ahorrarse todo ese proceso y pérdida de tiempo para ambos.
Si miramos la parte buena, por lo menos esos portales están volviendo a tener trabajo y algo entretenidos seleccionando gente a través de una máquina, una máquina que decide el futuro de la salida de la crisis. Un poco raro no?
Una segunda oportunidad... alguna vez has pedido que te den alguna? Si te la han dado piensa en si alguien te la pide alguna vez. Recuerda que a ti también te perdonaron.


No hay comentarios:

Publicar un comentario